BODA EN VERDE Y ROSA

Boda en verde y rosa
facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

Una boda es una boda y para todos es una celebración especial y única pero para nuestra familia la boda de Mar y Sergio no sólo es la boda del año, seguro va a ser  la boda del siglo.

Recuerdo cuando empezamos a hablar de ella y como poco a poco las millones de ideas y opciones que todas proponíamos iban tomando forma. Dónde celebrarlo, qué vestido elegir, los zapatos, el leiv motiv y tema central para la decoración, invitados, menú, música, candy bar, regalos para los invitados, los vestidos de los peques,  cómo llevar las arras, qué hacer con los más pequeños…Los listados se incrementaban cada día y parecía que la fecha no iba a llegar nunca.

Pero llegó. Una preciosa tarde de Junio en una finca cerca de Fuente el Saz, donde los caballos y vegetación verde propia de la zona convivieron a la perfección con la decoración tropical y los flamencos que poblaron todo el espacio.

La boda del siglo era muy Mar y  algo de Sergio. Rodeados de los que más quieren , con una decoración cuidada y mimada al detalle, sin ostentosidad pero muy medida, como son ellos, con un maestro de ceremonias sin igual, Ion Aramendi, quien dirigió el acto con gran maestría y esa cercanía emotiva con tintes de humor que le caracteriza y que sinceramente me encanta. Ion es grande e hizo que el momento del “sí, quiero” fuera especial.

Mar para mí es como una hermana y por extensión Sergio forma parte de nuestra familia. Amiga de mi hermana de toda la vida. AMIGA de verdad, con mayúsculas, de las que siempre están ahí sin condicionamientos. Llevamos ya varias décadas pasando año tras año juntos, acompañándonos en lo bueno y en lo malo, como los matrimonios.

Qué decir de su pequeña Naia, como una sobrina para nosotros , magistral entrando con las arras. Me parece mágico que las parejas que se casan cuando ya tienen hijos hagan a estos participes de ese acto público en el que se declaran el amor incondicional.

Muchos momentos resaltables en la boda del siglo, muchos momentos emotivos y muchos otro inolvidables pero entre todos me quedo con dos, además del “sí , quiero” y Naia entregando las arras:

1.- Esa atmosfera creada durante el coctel por Harry Bloom  ,Javi para nosotros. Con una voz espectacular, de esas que se escuchan bonito, bonito y acompañado por su banda, creó un ambiente muy chulo previo a la cena.

Javi canta de maravilla, os recomiendo visitar la web , escuchar su propuesta musical y no perderle de vista porque estoy segura que va a dar mucho que hablar.

Le veía cantar, con los caballos de la finca al fondo y mientras anochecía recordaba cuando le conocí, siendo aún casi un niño y cómo compartíamos verano en el pueblo de mis abuelos en Gredos con toda la familia y entre mis primos (permitidme recordar desde aquí y en este contexto a mis queridísimos abuelos, quienes conocían a Mar y les hubiera encantado verla casada).

Javi niño ha crecido  y se ha convertido en un artista muy grande, Harry Bloom ¡Espero que os guste!

2.-) Pero el momento por excelencia fie, el momento en el que Mar entrega el ramo a mi hermana Rebeca, prueba de su estrecha amistad. Hasta para eso Mar es especial, se paseó entre los invitados bailando al son de la música haciendo creer por las mesas que en cada una se lo entregaría a una de la invitadas hasta que sin poder despistarla se lo entregó a Rebeca entre la mirada y ovación de los invitados.  Soy incapaz de trasladar en palabras cuánto de bonito y cuánta verdad se vivió en ese momento.

Boda Mar y Sergio

Boda Mar

Boda Mar 2

PicsArt_1466328877615

PicsArt_1466339408935

PicsArt_1466339986203

PicsArt_1466340871017

PicsArt_1466357287132

PicsArt_1466341057969

PicsArt_1466354975186

PicsArt_1466341282489

13321765_10153715535638947_86367323494622450_n

Y en un enlace tan esperado, Singular Party tenía que hacer algo especial para esta boda y una vez decidida la estética y decoración de la misma pensamos en los regalitos de las invitadas. Después de mucho debatir nos pareció que un espejito para retocarnos sería de lo más útil y necesario en los momentos previos al baile. Y quién mejor que la artista Úrsula Morollón y su The Chapa para ocuparse de este menester.

Úrsula es una gran artista, diseñadora gráfica e ilustradora que como sabéis nos encanta y a la que siempre recurrimos en nuestros eventos más especiales. Echad un vistazo a su web y RRSS porque tiene un mundo mágico y de lo más interesante alrededor de ella.

Dado que todo iba a estar decorado con hojas tropicales y flamencos, inspirado a partir del diseño de las invitaciones, menú y meseros que la amiga de la novia, Cristina Pérez diseñó para este evento, pensamos en hacer unos espejos personalizados con las hojas tropicales y entregarlos en unas cajas negro plomo. De esta forma, cada espejo lo preparamos envuelto en papel de plata, metido en una caja de cartón negro plomo como os acabo de comentar y atada con un lazo color plata que rematamos en vez de con lazada con un flamenco que aportaba color en la caja y la situaba en el contexto del enlace.

Para darle un toque singular no hicimos una lazada al uso, tan sólo entrelazamos la cinta y llevamos cada extremo a uno de los vértices ayudándonos de silicona para fijar tanto la cinta como el flamenco.

PicsArt_1466356989768

PicsArt_1466356648736

PicsArt_1466356752747

PicsArt_1466356846244

PicsArt_1466356925078

PicsArt_1466357046778

PicsArt_1466357149484

PicsArt_1466357445071

En cuanto le mostramos a Úrsula las invitaciones le encantó el diseño y muy pronto se involucró de lleno en el proceso. Y como queríamos hacer algo especial a los novios y estábamos en manos de una ilustradora de inmenso talento le encargamos una ilustración de Mar y Sergio para hacer un libro de firmas. Es increíble como sin conocerles con tan sólo una foto y un par de comentarios  que le hicimos sobre ellos, Úrsula ha recogido en esos trazos lo mucho de lo que ellos son.

PicsArt_1466358317713

PicsArt_1466358528409

PicsArt_1466357944224

boda_ilustracion

Y hasta aquí por hoy. ¡Vivan los novios!

¡A por la semana, que tengáis muchos momentos singulares!